¿Estás preparado para la primavera? Si vives en el hemisferio norte, el equinoccio de primavera está sobre nosotros. Esto significa que ahora es el momento perfecto para cultivar la resiliencia y potenciar tu creatividad.

En la medicina china y el Qi Gong, cada estación encarna cualidades únicas. En primavera, las energías de la creatividad y la resiliencia están presentes en todo el mundo natural. Al utilizar ejercicios específicos de Qi Gong, puedes canalizar estos regalos de la estación y experimentar sus beneficios en tu mente y cuerpo.

En este artículo, descubrirás:

  • Por qué la primavera te brinda una oportunidad invaluable para aprovechar la resiliencia y la creatividad.
  • Dos sencillos ejercicios de Qi Gong que te ayudarán a cultivar estas importantes cualidades en tu interior.

La Primavera: cultiva tu resiliencia y libera tu imaginación

Observa la naturaleza en primavera. Verás la vida floreciendo. Después del frío del invierno, las flores brotan, las colinas se vuelven verdes y los animales jóvenes dan sus primeros pasos. Sin resiliencia, la vida no podría resistir los desafíos del invierno y resurgir durante la primavera. Sin la energía de la creatividad, la naturaleza no podría expresarse de maneras tan vibrantes y hermosas.

Dado que los humanos somos parte de la naturaleza, es lógico que la energía de la primavera también fluya a través de ti. Si estás abierto a ello, puedes aprovechar la energía de la estación para experimentar tu propia expresión auténtica de resiliencia y creatividad.

Al canalizar estas cualidades importantes, tu imaginación se expande y eres capaz de superar las limitaciones. Esta es una razón por la cual la primavera es un momento tan ideal para hacer cambios importantes en la vida o perseguir los sueños que te llaman. La primavera puede ayudarte a reunir el coraje para crear una visión renovada para el futuro.

Ejercicios de Qi Gong para la Primavera

Existen algunos ejercicios poderosos de Qi Gong que te pueden ayudar a aprovechar la potente energía de la primavera. A continuación, encontrarás dos de ellos: el Dragón comienza a nadar y el Árbol se balancea con el viento. Juntos, estos ejercicios encarnan los dones de la estación: la resiliencia y la creatividad.

Antes de comenzar, lee atentamente las instrucciones para que puedas concentrarte en los movimientos una vez que inicies la práctica.

El dragón comienza a nadar

Comienza de pie con los pies separados un poco más del ancho de los hombros. Une las palmas de las manos en posición de oración frente al corazón, los dedos apuntando al cielo. Respira profundamente unas cuantas veces e intenta relajar la mente y el cuerpo.

Después de aproximadamente un minuto respirando de forma profunda, cambia tu peso hacia la pierna derecha mientras tus manos se mueven hacia la derecha. Intenta mantener las palmas juntas en posición de oración con los dedos perpendiculares al suelo. Al mover tu peso y las manos hacia la derecha, gira la cabeza hacia la izquierda para que mires hacia la izquierda. Esto debería crear un estiramiento suave en tu cuello.

Luego, mueve tu peso hacia la pierna izquierda y haz el mismo movimiento a la inversa. Al mover tu peso hacia la izquierda, lleva las palmas hacia la izquierda y gira la cabeza para mirar hacia la derecha. Esta vez, deberías sentir un estiramiento suave en el otro lado del cuello.

Repite este movimiento hacia un lado y hacia otro durante un par de minutos. Mueve tu peso hacia la pierna derecha mientras llevas las manos hacia la derecha y miras a la izquierda. Luego, mueve tu peso hacia la pierna izquierda mientras llevas las palmas hacia la izquierdo y miras a la derecha.

Intenta moverte lentamente para sentir una sensación de fluidez y relajación. Después de un par de minutos haciendo este ejercicio, regresa tu peso al centro de tu cuerpo y deja que tus manos caigan suavemente a los lados.

El árbol se balancea con el viento

Sitúate con los pies separados a la anchura de los hombros y coloca los brazos frente a ti en una posición redondeada como si estuvieras abrazando un árbol. Dobla ligeramente las rodillas e intenta relajarte. Respira profundamente una o dos veces.

Una vez que estés centrado, gira desde las caderas hacia la izquierda y levanta las manos lentamente hasta que estén por encima de tu cabeza. Inhala mientras subes las manos. Una vez que tus manos estén sobre tu cabeza y tu respiración esté en la parte superior de la inhalación, gira desde las caderas hacia el centro para quedar de frente y exhala mientras bajas las manos frente a tu cuerpo.

Ahora, haz lo mismo hacia la derecha. Gira desde las caderas para mirar hacia la derecha y lleva las manos hacia arriba lentamente hasta que estén por encima de tu cabeza. Inhala mientras haces este movimiento. Luego, gira de nuevo al centro mientras bajas las manos y exhalas.

Continúa haciendo este movimiento durante unos minutos, alternando entre derecha e izquierda. Al girar hacia un lado, lleva las manos por encima de la cabeza mientras inhalas. Luego, gira de nuevo al centro mientras bajas las manos y exhalas.

Con cada ronda de levantar las manos al inhalar y bajarlas al exhalar, intenta relajarte un poco más. Cuando te sientas listo, junta los pies, coloca las manos sobre el abdomen inferior y respira profundamente unas cuantas veces para centrarte. Lleva esa sensación contigo al resto de tu día.

 

Aprende más ejercicios de Qi Gong para aumentar tu resiliencia y creatividad esta primavera

En nuestras clases semanales practicarás más ejercicios diseñados para cultivar tu propio potencial interior de resiliencia, creatividad y transformación. Cuando aprendes a aprovechar la energía de la estación que te rodea, estas cualidades fluyen a través de ti de forma natural y sin esfuerzo, aumentando tu bienestar. 

Haz clic abajo y comienza tu transformación hacia una vida con mayor resiliencia y creatividad.

Practica con nosotros

GRATIS

durante 14 días

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Ir arriba
Si continuas utilizando este sitio, si sigues navegando por él, significa que aceptas el uso de cookies.    Ver Política de cookies
Privacidad